Sinopsis

La complejidad simbólica de este cuecuechcuicatl, evidencia el existencialismo mexica y la concepción de la sexualidad en el universo nahua como una “ida y vuelta” de la muerte. Por ofrecer un primer ejemplo, el sonido inicial del caracol en la orquestación hace referencia al mito de la gestación del ser humano en el inframundo, donde el soplo de Quetzalcóatl penetra el caracol femenino y el producto sonoro de dicha copulación entra a su vez en el oído de la divinidad de la muerte, fecundándola. En seguida el demiurgo —Quetzalcóatl— toma forma en un cuicamatini portador de la sabiduría, quien enseña la música (cuicatl) a tres jóvenes mujeres (ahuaiani) que a su vez aprenden el arte de preparar los alimentos de maíz.

El mundo de las ahuaianis es perturbado por la llegada de un extranjero: un huasteco o Tohuenyo, joven ágil y atractivo que las seduce. Finalmente las ahuaianis —luego de un jugueteo erótico— abandonan al Tohuenyo. Es por esto que, para consolarlo, Xochipilli regala una huilacapiztli (ocarina) al Tohuenyo, haciendo alusión a lo efímero del acto sexual y de la existencia. En síntesis, la obra refiere al acto sexual como analogía de la vida, intensa y breve, animosa y fugaz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: