Glosario nahuatl

El presente glosario mínimo comprende una selección de palabras clave para poder aproximarse al cuicatl que nos ocupa. Solamente algunas de estas palabras aparecen en el texto original del Xochicuicatl cuecuechtli, compilado en el siglo XVI; sin embargo todas ellas proceden de la literatura clásica en nahuatl, y se incluyen porque en diversos modos apoyan la conceptualización de nuestra tarea musical, escénica y poética. En cada caso se mencionan las fuentes de la terminología, al final de cada definición. La abreviatura Xc se refiere al manuscrito original del Xochicuicatl cuecuechtli, incluido en los Cantares mexicanos. La abreviatura GP se refiere a indicaciones y tecnicismos utilizados por el compositor (por su sentido coloquial no se señala ninguna fuente literaria en estos casos).

Las palabras en color azul indican términos que aparecen en la partitura musical. Los términos que aparecen en color rojo corresponden a los personajes participantes de este cuicatl.

acapiztli: flauta de carrizo; de acatl, cáñamo, carrizo, y piztli, silbato, o sonido que produce algo al chillar o chirriar (vid. A. Génin, 1927; relacionado con huilacapiztli, vid. más abajo).

ahuiani: literalmente, “alegradora”. De la raíz ahuia, “estar contento” (Siméon, 1885/ 2004:46). También relacionado con ahuiac o auiyac “agradable, suave, que tiene buen sabor, buen olor; que da gusto” (ibid.). En este cuicatl las ahuianimeh (pl. de ahuiani) son las mujeres que seducen al Tohuenyo; son las “flores de delicioso aroma”, las “putas honestas” que menciona Alonso de Molina (1571/1992, I : 101v).

ahuianime texoa: “las alegradoras muelen”. Significa que las ahuianimeh se sientan sobre un petlatl, para hacer sonidos con sus metlatl y metlapilli. La indicación se refiere a un cuadro específico en el cuecuechcuicatl [GP].

atecocolli: En Siméon (1885/ 2004:36): “caracol grande que sirve como instrumento musical.” En el contexto de este cuicatl, el soplo del caracol (Lobatus gigas) es un atributo sexual y musical que articulan los cantantes masculinos sobre el caracol mismo, de carácter femenino.

atecocolli in quiquiztli: caracol marino (atecocolli, Lobatus gigas) usado como trompa musical (vidquiquiztli en Molina, Vocabulario, 1571, II:f. 90r., col. 2).

ayacachtli: sonajero, sonaja (S. Martí, Instr. mus. prec., 1968:313)

cenca zaniloa: lit. “muy platicado”; cenca, muy; çaniloa, platicar, hablar; expresarse coloquialmente con cierto histrionismo (vid. F. Karttunen, An Analytical Dictionary of Nahuatl, 1992:346).

coxoni: resonar, hacer ruido, hablando de una vasija que no está llena (Siméon, 1885/2004:129).

coyolli: sartales (Siméon, 1885/2004:122) del Cuicamatini o maestro cantor.

cuapanco: tarima de baile, de uso tradicional y ancestral en la mayor parte de México (Olaguíbel, Onomatología, 1975:124). Actualmente todavía se emplea en muchas comunidades de habla nahuatl, para bailar sobre él sones antiguos.

cuapanco tzilinillica xitotía: lo mismo que tzilinillica xitotía (vid. abajo), pero sobre un cuapanco (tarima de baile).

cuecuechcuicatl: antiguo género musical, teatral y dancístico, tradicional entre los pueblos de habla nahuatl. El término se forma por cuecuech, travieso, juguetón, picoso o pícaro; y cuicatl, canto o recitación que comúnmente se puede bailar y acompañar por instrumentos musicales. El Xochicuicatl cuecuechtli, texto perteneciente al género cuecuechcuicatl, es el poema o “cantar” a partir del cual se produce esta ópera en lengua nahuatl, y está incluido en el libro Cantares mexicanos, compilado originalmente en el siglo XVI, en la Ciudad de México, por fray Bernardino de Sahagún (vid. Johansson, 1991, 2002, 2006).

Cuicamatini: “maestro cantor”; de cuicatl, canto, baile, música; y –matini, sabio, el que sabe o el que enseña un conocimiento. En este cuicatl, en particular, el Cuicamatini es el primer personaje de la obra, quien inicia el canto e inventa la música. Al final del cuicatl este personaje se descubre como quien en verdad es: Xochipilli, señor supremo de las flores, el canto y el erotismo.

ehecatl: el aire, el viento. Especialmente cuando se refiere a la vocalización sin tono específico, sino principalmente con mucho aire (eecatl o ehecatl en Siméon, 1885/2004:144).

huehuetl: siempre se toca con las manos; en la partitura la región grave de la membrana corresponde a la parte inferior del monograma; la parte aguda, cerca del borde de la membrana, corresponde a la parte superior del monograma (cf. S. Martí, Instr. mus. prec., 1968; Stevenson, Music in Aztec and Inca Territory, 1968; ambos libros contienen muy abundante información sobre este instrumento).

huehuetl ayacachtlitica: tocar el huehuetl con ayuda de una sonaja (que golpea la membrana). Su símbolo   denota el golpe de sonaja. La indicación se refiere a una técnica musical específica en el cuecuechcuicatl [GP].

huilacapiztli: ocarina (S. Martí, Instr. mus. prec., 1968:368; Stevenson, Music in Aztec and Inca Territory, 1968:40).

icpalli: asiento, silla tradicional de México, antiguamente elaborada con ramas de mezquitl(mezquite), y con acatl (cañas) y petlatl (petate). Siméon (1885/2004:173) menciona que elicpalli es un “sillón con respaldo; signo de poder de los antiguos jefes, los únicos que tenían el derecho de usarlos.” El códice Borgia muestra a Xochipilli sentado en un icpalli. En elcuecuechcuicatl que nos ocupa, el icpalli es un atributo específico de esa personaje, en sus dos apariciones, como Cuicamatini y como Xochipilli. Vid. también: Molina 1571/1992, II:f. 33v. col. 2.

icpalli mohuiltihcah: sentarse ceremoniosamente; su símbolo representa un equipal de petate. Debe interpretarse como “sentarse en el equipal”. [GP]

maculli: cinco. Nombre genérico del número cinco en lengua nahuatl. En la partitura significa la cantidad de cinco instrumentos tocando simultáneamente.

metlatl: instrumento tradicional para la molienda del maíz, empleado en México desde épocas muy antiguas. Yei metlatl ihuan ome metlapilli (huey ihuan tepitzin) cecen metlatl: tres metates con dos metlapiles cada uno, chico y grande. Este concepto se usa en la partitura, para el cuadro en que las ahuianimeh producen sonido con sus metates (vid. Siméon, 1885/2004:270).

mitotl: baile; mitotiani o mitotiqui, danzante; de itotia, bailar (Siméon, 1885/2004:207, 278); in nahuiteixtin tlanahua: lit. “todos los cuatro bailan entrelazándose los brazos y formando un círculo, dando vueltas” [separándose y volviéndose a unir] (cf. Torquemada, 1615/ 1975:IV, 340–342; Clavijero, 1945:343–344).

mochitin: “todos” o “los veinte”. En la partitura significa la cantidad de veinte instrumentos tocando simultáneamente. [GP]

molcaxitl: mortero de piedra basáltica, antiguo y muy tradicional en la preparación de la comida mexicana (cf. Siméon, 1885/2004:285). La “mano” o piedra que se usa para moler sobre él, se llama texolotl.

molcaxitl texolotica: molcajetes con su mano de piedra (vid. Siméon, 1885/2004:285, 472).

nahuiteixtin: “todos los cuatro” (cf. Siméon, 1885/2004:xlix, 249).

nanacayotl: 1. Conocimiento que procede de la revelación en la ingesta de hongos; de nanacatl (Siméon, 1885/2004:55, 243, 301, 487, 733; vid. Sahagún, Primeros Memoriales, ed. Th. D. Sullivan, et al., 1997:198, 211). 2. Capacidad de “ver más allá” de lo evidente; estirpe como origen de la carne de un hombre, mujer, familia, grupo de seres humanos (ibid.). En el contexto de nuestro cuecuechcuicatl se emplea en ambas concepciones, para referir aspectos en la personalidad del Cuicamatini o cantor principal.

neaahuiltiliztli: Alonso de Molina (1571/1992, II : 64r, col.1) define este término como “passatiempo de lujuria”. En este cuicatl se emplea para referirse a los juegos de seducción entre las ahuianime y el Tohuenyo.

niuhtli: “los pares”. En la partitura significa que los instrumentos marcados con número par tocan simultáneamente. [GP]

oppa: dos veces; algo que ocurre en dos ocasiones (Siméon, 1885/2004:xlviii-xlix, lxxi, 177, 356, 363). Indicación que señala que una sección del cuicatl se repite (página  de la partitura).

otlan: final, fin de una sección o un pasaje (cf. Siméon, 1885/2004:271, ye opoliuh, ye otlan in mexicayotl).

pipitzcaliztli: silbido del viento (Siméon, 1885/2004:386). El término está relacionado con la aparición de Xochipilli, hacia el final del cuicatl (página  de la partitura).

sasanicalli: vaina seca del árbol huaje (Leucaena leucocephala). Expresión recogida entre hablantes modernos de nahuatl, en las periferias de San Pedro Atocpan, al sur del Distrito Federal (México) [G.P.].

tecomapiloa: literalmente, “tecomate que cuelga”; es un tecomate o calabaza seca, con la parte más ancha hacia arriba, con una lengüeta perforada que se percute con baquetas; la parte inferior se corta para favorecer la resonancia. El instrumento se cuelga del cuello del ejecutante (cf. Stevenson, Music in Aztec and Inca Territory, 1968:62).

temoapantli: “la bandera desciende”. En la partitura, cuando aparece este signo quiere decir que un músico específico debe marcar un cambio de sección, para que todos conserven unidad. [GP]

teponaztli: siempre se toca con dos baquetas olmaitl, o sea, con cabeza gruesa de olli o ulli, hule; en la partitura la lengüeta aguda corresponde al área superior del monograma; la grave corresponde al área inferior (vid. Romero Quiroz, El teponaztli de Malinalco, 1964; S. Martí, Instr. mus. prec., 1968:36–38, 302).

tetzilacaliztli: tañido, sonido de campana, de metal (Siméon, 1885/2004:731). En relación con el uso del tetzilacatl o “campana”, en la página  de la partitura.

tetzilacatl: placa de metal que, golpeada por una barra del mismo material, produce un sonido complejo, similar al de una campana. Se emplea una sola vez, casi al final del cuicatl (Molina, Vocabulario, 1571, II: f. 111r., col. 2).

tlahtolpinahuia: “burlarse del lenguaje ajeno” (cf. tlatolpinauia en Siméon, 1885/2004:679). Es una imitación burlesca que canta Xochipilli, cuando alecciona al Tohuenyo.

tlazonhuaxcomitl: cajitas de guaje o calabazo con una piedra redonda en su interior; deben moverse en círculos para hacer rodar la piedra. De tlazozona, sonar; huaxtli, huaje o calabazo; comitl, olla. Instrumento inventado por G. Pareyón para la partitura del cuecuechcuicatl. [GP]

tocuilehua cuicuinaca: en las flautas (última sección del cuicatl), vibración rápida de la campanilla para producir un efecto de gorgeo en el sonido resultante (en alemán flatterkehle); in tocuilēhua, in tzahtzi, in oyohua, “quien entona áires bárbaros, quien grita y gime” (Launey II:22, basándose en Sahagún, I:11, 29); tocuilehua, “to lift the throat” (Bierhorst, 1985a:361); cuicuinaca, “to make a low sound in the throat” (Karttunen, 1983:71).

Tohuenyo: Personaje acrobático, bailarín y seductor, procedente de Cuextlan, región también conocida como la Huasteca, al noreste de México. Se le menciona en un sinnúmero de relatos de transmisión oral, casi siempre con atributos masculinos muy sobresalientes. En este cuicatl el Tohuenyo aparece primero por su interés sexual en las ahuianime, pero luego se queda solo y se convierte en un adepto de Xochipilli, particularmente cuando descubre la muerte y la consolación de la música. Cf. M. León-Portilla, “La historia del Tohuenyo: Narración erótica náhuatl”, Estudios de Cultura Náhuatl, UNAM, México, DF, 1959; vol. I, pp. 95–112.

toltecayotl: el pensamiento y el culto ancestral mexicano; herencia intelectual y práctica del México profundo. Se trata de una “nostricidad”; una filosofía de la comunidad y la continuidad del universo en “nosotros” como el todo. Cf. León-Portilla, Toltecáyotl: Aspectos de la cultura náhuatl, 2003.

tonacayocan: 1. El cuerpo de todos nosotros, los que estamos hechos de carne; la humanidad como cuerpo. 2. El quid de algo. 3. “Nuestra carne de la cadera; nuestras nalgas; las nalgas en general” (cf. Molina, Vocabulario, 1571, II:f. 149r; vid. también Siméon, 1885/2004:296). En la bitácora del cuicatl (E. Negrete/G. Pareyón) se emplea para referir —en general— los “símbolos encarnados” en el género cuecuechcuicatl: la carne es símbolo, es forma, es resonancia; pero también es baile, humor, deseo sexual, cualidad de lo perecedero (cuitlacayotl) y lo rítmico y cíclico (xiuhcayotl).

tzilinilli: sartales de las ahuianimeh: hechos con cascabeles de plata; la ahuiani mayor con trece en cada pie; la mediana con ocho, y la menor con cinco (Sachs, 1927; Stevenson, 1988:15).

tzilinillica xitotía: ponerse a bailar con cascabeles en los pies; de tzilinilli, cascabel, –ica, con ayuda de o por medio de; e itotía, bailar. [GP]

tzotzoyoniliztica: hacer ruido al sollozar, al gemir (Siméon, 1885/2004:738).

xichittoloa ayacacachtli: mover las sonajas en círculos, no muy rápidamente. La indicación se refiere a una técnica musical específica en el cuecuechcuicatl [GP].

ximimiloa ihuan xitzotzona in metlapilli: En la partitura, rodar los metlapiles sobre los metates y luego chocarlos entre ellos, produciendo un sonido seco. [GP]

ximimiloa in metlapilli: En la partitura, rodar los metlapiles sobre los metates (metlatl). [GP]

ximoquetza: como indicación técnica en la partitura (o sea, no como texto del canto), debe interpretarse como “ponerse de pie”. Loc. Xc.

xochicuicatl: “canto florido”; también se puede traducir al español como “arte del buen cantar”, o “de la correcta recitación”. En este caso el concepto de “flor” (xochitl) es una metonimia metafórica de la belleza de las cosas; particularmente la que tiene profundidad poética y filosófica. Incluye, asimismo, nociones de musicalidad del habla y la recitación. Xochicuicatl cuecuechtli significa, entre otras cosas, “canto florido de travesuras”, donde cuecuechtli procede de cuecuech, travieso, juguetón, picoso o pícaro (con una clara referencia sexual). El Xochicuicatl cuecuechtli es el poema o “cantar” a partir del cual se produce esta ópera en lengua nahuatl, y está incluido en el libro Cantares mexicanos, compilado originalmente en el siglo XVI, en la Ciudad de México, por fray Bernardino de Sahagún (vid. Johansson, 1991, 2002, 2006).

Xochipilli: Príncipe de las flores, el canto, la poesía, la música, el placer y el erotismo. Bernardino de Sahagún (1570/1969, II : 298) describe su indumentaria característica, con muchos colores. En este cuicatl aparece al final de la obra, en una epifanía del Tohuenyo, con la que concluye el drama. Originalmente este personaje se presenta desde el inicio del cuicatl, pero bajo el aspecto de Cuicamatini, maestro cantor, quien forma a las tres ahuianime que participan en la obra.

yeiteixtin: “todos los tres” (cf. Siméon, 1885/2004:xlix, 249).

yuhquin teotlactli: “como un atardecer”; yuhquin, como, de tal modo, de esta manera (vid. Siméon, 1885/2004:212), y teotlactli, atardecer (cf. Silva y Aceves, Investigaciones lingüísticas, 1938:131; y J. Lockhart, Nahuatl as Written, 2001:206). Esta expresión se usa para describir el ambiente acústico al final del cuecuechcuicatl. Se refiere al momento en que —como aún ocurre en muchos lugares de México, a veces estacionalmente— un gran número de aves se refugia en las ramas de un grupo de árboles, gorgeando cada vez más suavemente hasta que cae la noche y las aves duermen.

zanaquecholcuicatl: “canto del ave rojo y negro”. No se trata de imitar el sonido de un ave en particular, sino de producir complejos de sonidos armónicos muy agudos (pipitzcaliztli), con flautas de carrizo. [GP]

zazanacalli: sartales hechos con “huesos de fraile”, i.e. sartales de semillas que sirven como cascabeles de madera (M. Rodríguez Villegas, Dicc. español – nahuatl, 2006).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: